viviendas La Balma

En el último trimestre del 2020 realizamos la distribución de calor y frio en un edificio de nueva construccion: 20 viviendas más sus espacios comunes.

La Balma, un edificio diferente por su planteamiento social, constructivo y medioambiental, es el primer edificio plurifamiliar que incorpora el sistema de paredes radiantes con arcilla para calor y frio.

La incorporación del sistema de los paneles, novedoso en su forma pero no en sus principios, ha despertado mucho interés al combinar lo artesanal – la arcilla y su aplicación manual – con la tecnología avanzada de los paneles prefabricados y la generación y distribución térmica.

Nos visitó el equipo de TV3

cuyo reportaje habla de la sostenibilidad de la madera y de la arcilla como materiales atemporales que también tienen su lugar ya en la construcción industrializada.

Los inicios del proyecto

remontan al año 2018 cuando la modelización energética de Societa Orgánica prevé el sistema radiante por pared para cubrir la demanda de calor y frio y también aportar masa térmica a la estructura de madera. La sostenibilidad en la generación y la distribución calorífica es un criterio determinante.

Se elegieron

los paneles prefabricados de WEM para el montaje del sistema en seco. Un diseño cuidadoso de los circuitos permitió cubrir completamente la demanda de calefacción en las reducidas superficies alrededor de las balconeras de ambas fachadas. Aportarán no solo calor en invierno si no masa para la inercia térmica y frescor en verano!

El primer paso

ha sido montar todos los paneles de arcilla activos (con tubo) y conetarlos entre sí y con el colector. Luego se han compledo las paredes con paneles pasivos (sin tubo) del mismo grosor y composición de arcilla con fibra. Después, con una capa fina de arcilla en húmedo se han unificado las superficies, incluyéndose una malla para, finalmente, aplicar una segunda capa fina de arcilla y remolinearla.

El proceso consiste

en el montaje de los paneles activo y pasivos así como de los colectores en cada vivienda, la conexión entre ellos, la aplicación de arcilla gruesa, unicamente en las juntas, y la unificación de las paredes con arcilla fina incorporando una malla.

Una vez terminado

y completamente seca la pared remolineada, su tono natural algo más claro puede quedarse a la vista. Los 30mm de arcilla creerán un elevado confort en el interior de cada vivienda: serán un regulador de la humedad y aislamiento acústico, además de pared radiante, agradable como el suave sol de otoño que nos saludó el día que guardamos las herramientas…

Unos meses más tarde, los miembros de la cooperativa toman posesión de sus viviendas. Algunos usuarios han decidido dejar sus paredes con la arcilla vista, otros optaron por darles un color claro con una pintura de arcilla. Nosotros acudimos para explicar unos detalles sobre su uso y ser partícipes de la satisfacción.