comparativas

asdgasdg

ç

agssadgasdg

opciones

eco-materiales

rápido, gratuito y poco preciso: para tener una idea aproximada

+ info

green-washing

mucho más preciso que el pre-cálculo, coste reducido retornable

+ info

eco-servicios

muy elaborado, el cálculo más preciso, coste algo más elevado, retornable

+ info

Es posible que pensando en algo natural nos venga a la cabeza un bosque, un lago, el aire del mar… Así debería ser y así ha sido la naturaleza del mundo durante milenios.

Desde hace 200 años administramos con creciente eficacia siendo cada vez menos razonables en cuanto al conjunto de todo lo que existe. Hemos introducido muchas leyes impropias de la naturaleza y anhelamos su armonía de antes.

Es posible que pensando en algo natural nos venga a la cabeza un bosque, un lago, el aire del mar… Así debería ser y así ha sido la naturaleza del mundo durante milenios.

Desde hace 200 años administramos con creciente eficacia siendo cada vez menos razonables en cuanto al conjunto de todo lo que existe. Hemos introducido muchas leyes impropias de la naturaleza y anhelamos su armonía de antes.

eco-servicios

Es posible que pensando en algo natural nos venga a la cabeza un bosque, un lago, el aire del mar… Así debería ser y así ha sido la naturaleza del mundo durante milenios.

Desde hace 200 años administramos con creciente eficacia siendo cada vez menos razonables en cuanto al conjunto de todo lo que existe. Hemos introducido muchas leyes impropias de la naturaleza y anhelamos su armonía de antes.

respuestas verdes

En el pasado alguna vez nos hemos saltado este paso confiando en el “ojímetro” como única herramienta para cuantificar: se decidía a ojo la dimensión de la instalación, en parte justificable porque todos los edificios estaban igual de mal aislados.

Como hoy en día el aislamiento térmico varia de casa en casa, vale la pena dedicar un momento al cálculo de la carga térmica para ajustar la instalación a lo necesario.

Todo lo que emite calor dentro de un espacio Рya sea vivienda, oficina, restaurante etc. Рcontribuye a esta carga t̩rmica interior.

Las personas (en función de su actividad física), los electrodomésticos, la iluminación y otras fuentes aportan calor y – naturalmente la calefacción.

Puede haber una aportación exterior solar a tener en cuenta y otra negativa en verano si disponemos de un sistema de refrigeración.

La demanda está definida por el nivel de confort térmico que buscamos, lo que nos “pide el cuerpo” en términos de bienestar y salud. Se expresa en W o kW para demandas absolutas o en W/m2 si hablamos de demandas relativas a una superficie.

Si es positiva – de calefacción – será equivalente a la carga térmica porque frente a la calefacción, las demás fuentes de calor serán insignificantes en la mayoría de los casos.

La demanda negativa – de refrigeración – sí debe considerar siempre el impacto solar y las fuentes internas de uso.

Finalmente, la potencia – igual que la carga y la demanda se expresa en W o kW y define la “fuerza” de la maquinaria que se  instalará para cubrir la demanda de calor o frío calculada. (Un apunte: las calderas de gas tienen – habitualmente una potencia mínima de 20 kW, aprox. el triple de la demanda de un piso de estándar.) ¿Calculamos?