R-habilitación de una casa

Hemos terminado la rehabilitación y ampliación de una vivienda unifamiliar con los criterios de Rechazar, Reducir, Reparar, Reutilizar y Reciclar.

La casa, una autoconstrucción típica de los ’70, tenía una calidad constructiva “regular”, la habitabilidad y el confort nefastos, sin embargo ofrecía un potencial muy seductor para una reforma “ecofriendly”.

Como es una de las obras más completas que hemos ejecutado, nos gusta la idea de compartir nuestras 5R de la sostenibilidad R y como las aplicamos:

R-chazar

Al inicio de cada proyecto se elige lo que se quiere y/o puede hacer y con ello lo que no. Teníamos muy claro lo que había que evitar: materiales sintéticos (plásticos, sobretodo PVC), malgastar recursos durante la obra y durante la vida útil de la casa. Eligimos los materiales lo más naturales posibles para una construcción saludable, segura y duradera por supuesto. La madera ha sido la estrella de esta obra, un material no solo beneficioso* para el usuario de la casa. La roca (pizarra) y la tierra o arcilla son los otros materiales muy presentes:

  • estructura exterior de la ampliación en madera: entramada vertical de madera maciza y vigas laminadas de madera
  • placas de OSB libre de formaldehido para el cerramiento interior de la estructura y los altillos;
  • aislamiento de fibra de madera en el interior de los cerramientos macizos y en el entramado
  • paneles de fachada de fibra de madera y cemento
  • carpintería de madera de alto aislamiento térmico y acústico
  • acabados interiores de madera laminada
  • arcilla expandida para el aislamiento del suelo ampliado
  • arcilla con y sin fibra para el revoco interior de las paredes existentes y sobre el aislamiento de fibra de madera en el muro de contención
  • material sintético solo para instalaciones: PVC libre de halógenos para el cableado, PE-RT en los tubos multicapa para la calefacción radiante; eso sí, para el sistema de saneamiento tuvimos que conformarnos con los habituales piezas de PVC)
  • pinturas naturales de arcilla, en algún caso pintura sintética con sello eco

* según esta reciente publicación, utilizar de manera generalizada la madera en la construcción en vez de hormigón y acero podría ahorrar gran parte de la generación de CO2 – entre 10 y 700 miliones de toneladas cada año.

R-ducir

Para la ampliación de unos 30m2 había que sacar algunos m3 de tierra rocosa; recolocamos lo extraido en el mismo terreno evitando transportes de piedra natural a un vertedero (!) y su gasto energético y monetario.

Hemos mantenido el material pesado del lugar y aportado material ligero para la renovación; con ello se ha reducido la huella de CO2 ya que el transporte de los materiales de construcción ligeros (madera y sus derivados) consume menos carburante. Usando madera para construir se almacena CO2 retrasando su liberación.

Como la idea era R-construir una casa y transformarla en bioclimática había que pensar en la masa térmica para un buen clima interior y reducir gastos energéticos: la aportan los anteriores muros exteriores, ahora interiores en parte y el propio terreno al que se apoya la ampliación.

R-parar

Aprovechamos la estructura existente del edificio, los cimientos y la obra de ladrillo “pobre”. Reparamos algunas fisuras en los muros y reforzamos los apoyos para la estructura de la ampliación. En el exterior se han arreglado barandillas y tramos del suelo.

R-utilizar

Limpiamos los ladrillos macizos para su recolocación en el muro de carga central y rehicimos la mitad de la terraza con las losas cerámicas existentes. Las vigas laminadas de una pequeña primera reforma forman parte del tejado nuevo. Las vigas macizas antiguas, algo curvas, han sido usadas parar un trastero, al igual que la chapa ondulada de una reforma anterior.

R-ciclar

Como no puede ser de otra manera, llevamos las placas y los tubos de amianto de hace 50 años al punto verde, a pesar de que no siempre te lo ponen fácil… Nos queda la esperanza que el depósito de estos materiales será el correcto y que pronto existan opciones de aprovecharlos aunque sea un downcycling. En cambio, sí reintroducimos un material en el ciclo natural, con todas sus prestaciones: la arcilla que sacamos de la pared al abrir una nueva ventana. Como siempre la pusimos (con sus restos de pintura de arcilla) en remojo y la aplicamos de nuevo.

En R-sumen:

Ha sido un esfuerzo enorme, no todo ha ido perfecto, el año especial 2020 ha frenado algunas ideas, pero:

Hemos R-habilitado una casa de lujo, valorando el lujo de vivir en un entorno semiurbano y verde, de gozar de un buen clima durante todo el año, de sentir materiales de una elegancia sencilla.