pared radiante

¿Qué es la Pared Radiante y para qué sirve?

La pared radiante, también llamada muro radiante, es una opción de calefacción de baja temperatura y de bajo consumo que transmite su energía a través de la radiación. Un sistema hermano es el SUELO RADIANTE, donde una tubería calienta primero la superficie debajo de nuestros piés y luego la habitación completa.

¿Cuál es la diferencia entre el suelo radiante y la pared radiante?
El funcionamiento es parecido, aunque no del todo igual. En este caso, dentro de la superficie radiante un circuito de agua templada eleva la temperatura del muro o tabique donde está instalado y este transmite el calor por onda larga directamente a las personas. Esta forma de climatización radiante nos genera una sensación muy agradable en el cuerpo, la misma de un suave sol de otoño.

¿Qué aspecto tiene la pared radiante?
Los circuitos de agua son completamente invisibles tanto en el suelo radiante como en la calefacción por pared radiante. Una vez terminada la instalación el aspecto es de una pared despejada, sin que se vean aparatos calefactores. No solo es una clara ventaja estética, también ganamos todo ese espacio en nuestro hogar o lugar de trabajo.

¿La calefacción por pared radiante es un invento nuevo?

En realidad, no. En los baños termales romanos ya circulaba aire caliente por paredes y suelos. Hoy, 2000 años más tarde, este sistema es igual de simple y eficaz pero mucho más fácil de instalar, regular y mantener.

¿De qué se compone una pared radiante?
Nuestra pared radiante (hay quien también la llama panel de pared radiante) consiste en una capa de solo 3 cm que incluye todo: la tubería y el revoco radiante. En Clicons usamos el mortero de arcilla por sus excelentes prestaciones, con un acabado de pintura o simplemente con el revoco visto que tiene un aspecto, ya de por sí muy cálido.

¿Qué tipo de fuente de calor usa una pared radiante?
Usamos el calor de cualquier caldera – por ejemplo, gas o biomasa – como también de otros equipos que usan energías renovables (así que la pared radiante eléctrica también es una opción). Y si elegimos la aerotermia, ¡podemos aprovechar la misma pared para calentar y refrescar!

¿Es fiable la instalación radiante en pared?
Nuestros proveedores de componentes son empresas alemanas como WEM Wandheizung que las produce conforme la exigente normativa europea desde hace décadas. Aplicamos materiales de Steico y Hart Keramik, garantía de la mejor calidad para que la ecoefectividad perdure a lo largo del tiempo.

¿Cuál es el gasto de una pared radiante?
La calefacción por pared radiante es una excelente opción para el ahorro energético, ya que trabaja a baja temperatura y de manera directa.

Opiniones sobre la pared radiante

Ambos aspectos – crear un clima interior muy confortable y ahorrar energía al mismo tiempo – convencen a los usuarios. Nuestros clientes comprueban que la pared radiante ofrecece un calor muy agradable y homogéneo en los espacios de su vivienda, oficina o hotel. Notan que el ambiente no se seca y gozan de un entorno saludable y natural. Las opiniones sobre nuestra pared radiante son muy positivas y la experiencia real inluso supera las expectativas de quiénes no conocían la sensación placentera que produce.

Conclusión
En resumen, la pared radiante (también conocida como muro radiante) con revoco de arcilla es – a nuestro juicio – una de las soluciones de calefacción con más ventajas a día de hoy ya que nos da el máximo confort con el mínimo impacto económico y ambiental a largo plazo. ¡Contáctanos si estás valorando poner pared radiante a tu hogar o espacio de trabajo!

¿Quieres saber más?

¿Cuál es la principal ventaja de la Pared Radiante?

La principal ventaja que ofrece la Pared Radiante frente a otros tipos de calefacción es: el confort saludable que ofrece. Veamos: por ejemplo existen los splits en modo calor que impulsan aire que se mueve por la habitación. Tener este chorro de aire caliente cerca puede ser bastante molesto; tenerlo lejos reduce el confort y más estando cerca de muros exteriores.

¿Por qué no es confortable?
Porque antes de llegar a nosotros tiene que calentar todo el volumen de aire que nos rodea – por cierto, una energía que se pierde cuando ventilamos – y las paredes se quedan frías. Además, el aire caliente se reseca, lo cual puede irritar la piel, los ojos y el sistema respiratorio.

¿Y qué pasa con los radiadores convencionales?
Algo parecido: En sus inicios eran de hierro fundido pesado, que irradiaba el calor. Hoy, los calefactores que todos conocemos en el fondo no son radiadores porque son de aluminio ligero y funcionan sobre todo por convección.

¿Convección?
Sí, se produce cuando una fuente de calor calienta el aire y éste se eleva. Pasando por paredes, ventanas y el techo, el aire se va enfriando hasta volver a bajar a la fuente, calentarse de nuevo y así estar en constante circulación. Arrastra consigo el polvo, también del mismo calefactor.

Y la calefacción radiante, ¿trabaja de otra manera?
Sí, en vez de una calefactor pequeño y muy caliente, usamos una superficie grande a una temperatura suave, con las siguientes ventajas:
El calor se transmite directo e incluso a distancia entre cuerpos por onda infrarroja, no necesita calentar el aire primero. (Por cierto: el sol tampoco calienta todo el sistema solar para darnos calor, su radiación de onda larga nos llega perfecto a distancias de años luz.)

¿También hay diferencias entre el Suelo y la Pared Radiante?
Sí: el suelo es una superficie donde – además de la radiación – se crea convección residual de la capa de aire horizontal. En cambio, en la superficie vertical de la pared la convección es prácticamente nula. Para las personas sensibles a las partículas en suspensión – polvo o microorganismos – puede ser un dato determinante. Además, frente al suelo, la radiación lateral es la más natural y eficaz ya que los humanos, de pié o sentados, ofrecemos la mayor superficie a muros o tabiques.

La pared radiante de pladur vs. la arcilla

El calor que emite nuestra pared de arcilla es hasta un 30% mayor que el que puede emitir una pared radiante de pladur (placas de cartón-yeso) debido a su revoco eficiente. También rinde más que un suelo radiante porque los circuitos no están tapados con cerámica o parquet.

¿En conclusión, el calor radiante es más saludable?
¡No hay duda! Al igual que el calor directo que recibimos del sol, percibimos la radiación de una pared templada como muy agradable y beneficiosa para la salud.

¿Hay alguna otra ventaja, económica o medioambiental?
Desde luego que sí, conócelos en el vídeo de la próxima sección!

¿Quieres aprovechar las ventajas?

¿Cuál es el triple ahorro de nuestra Pared Radiante?

La respuesta es: Se basa en su baja temperatura y en cómo almacena y transmite el calor. Veamos: la Pared Radiante trabaja a una temperatura baja de solo 30-45°, frente a los 70-80° de los sistemas convencionales. Si antes se generaba calor con la combustión de gas o gasoil, a partir de ahora usaremos sobre todo fuentes de calor renovables. Es evidente que se necesita menos energía para calentar agua a 35° que a 70° y mantener esta temperatura.

Entiendo, ¿y cómo se transmite el calor?
De forma natural, como con los rayos del sol: Llega directo por onda infrarroja. Nos ahorramos tener que calentar primero todo el volumen de aire como hacen los calefactores convencionales. Podemos bajar el termostato 3°C y tener un confort igual o mayor. Además, la Pared Radiante calienta cuerpos sólidos, el nuestro, pero también las otras paredes, el suelo y el techo. Así, toda la envolvente está templada, un aspecto importante para un buen confort.

¿Entonces, ahí se almacena el calor?
Exacto, la energía se mantiene en los elementos más densos como son los muros o tabiques. También nuestro revoco de arcilla está pensado para ello. Y ahí viene al tercer ahorro, porque… para un óptimo confort hay que ventilar y sacar la humedad y el aire gastado que producimos….

¡No quiero abrir la ventana, si hace frío!
Es una reacción comprensible pero errónea: la mayoría de las condensaciones en casas se produce por tener las paredes frías y no ventilar lo suficiente. Humedades, moho y hasta enfermedades pueden ser las consecuencias. La buena noticia es: nuestra Pared Radiante no solo regula la humedad de forma natural con el revoco de arcilla si no también podemos ventilar bien sin apenas perder calor, porque la temperatura está en las paredes y no en el aire que se va al abrir las ventanas.

Ya tenemos los tres ahorros, ¿hay algo más?
Sí, hay otro ahorro o, mejor dicho, una principal ganancia:

Con la calefacción radiante ganamos en confort y nos ahorramos problemas de salud: evitamos un aire demasiado seco, en constante movimiento (levantando polvo y microorganismos), prevenimos concentraciones altas de CO2 o de COVs.

¿Con la Pared Radiante voy ganando desde el principio?
Opinamos que sí, y nuestros clientes también:

Precio de la pared radiante

El precio de una instalación de pared radiante varía en función del tamaño y de otras características del espacio a calentar, ya sea una casa, un hotel o un espacio de trabajo. Su instalación requiere de una inversión inicial que se amortiza con el triple ahorro en pocos años. Sin embargo, en términos de confort y salud mejoramos el bienestar desde el primer día: Podemos bajar el termostato y ventilar correctamente sin renunciar a una equilibrada temperatura. Y no nos olvidemos: el mínimo impacto económico a largo plazo también es el mínimo impacto ambiental, que es: ¡salud para todos!

¿Quieres ahorrar y tener más salud?

Resumiendo, la pared radiante es...

La Pared Radiante es un sistema de calefacción de baja temperatura que reparte el calor (o frío) suave de cualquier caldera o equipo de generación. Ofrece el de máximo confort y salud con el mínimo impacto económico y medioambiental.

Conoce en detalle nuestras soluciones que te proponemos a continuación: el pleno confort radiante, las características del panel radiante y del serpentín WEM con los diferentes revocos de arcilla y en combinación con el aislamiento interior.